1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer>

Historia del Āyurveda


Período védico

La mayoría de los autores coinciden en situar el origen del Āyurveda en el Veda, los textos sánscritos que recogen la liturgia de los pueblos indoeuropeos que migraron hacia Asia meridional durante el segundo milenio antes de Cristo. Aunque existen ciertas discrepancias, la tradición ayurvédica más ortodoxa ha dado por buena la tesis de Suśruta, según la cual la medicina es considerada un apéndice (upāṅga) del cuarto Veda, el Atharva Veda (900 a. C.), aunque también se reconoce la influencia del Rig Veda (1200 a. C.).

La medicina védica tenía un carácter mágico-religioso que no impidió el desarrollo paralelo de una medicina empírica. Se ha podido documentar el uso del agua como hidroterapia, la cauterización de heridas con ciertas plantas, la aplicación de aceites sobre la piel, etc. (1). Algunas ideas que aparecen en el Veda lograron mantenerse. Por ejemplo, las categorías rasa como sabia orgánica, ojas como depositaria del vigor, o la bilis como una forma líquida de fuego (2).
 

Período clásico

La medicina védica dio paso a un sistema racional que relegó a la magia y el misticismo. La observación y la experiencia adquirieron un papel importante y permitieron elaborar una compleja teoría fisiopatológica que fue apoyándose en los conceptos filosóficos previos. Durante este periodo se conformó la ortodoxia ayurvédica. Los tratados más importantes que han llegado hasta nosotros son:

  • Caraka Sahitā: atribuido a un médico de la corte del rey Kaniṣka (hacia el año 100), a cuya esposa atendió como obstetra (3,2). Se caracteriza por la reflexividad, la abundante argumentación filosófica y los contenidos de medicina interna.
  • Suśruta Sahitā: cuya autoría, no exenta de controversia, se atribuye a un influyente médico del reino de Kāśi que enseñó cirugía en el s. V (3,2). Se caracteriza por las descripciones de instrumentos y técnicas quirúrgicas muy avanzadas (catarata, extirpación de cuerpos extraños, etc.), y por las amplias referencias de anatomía y fisiología.
  • Aṣṭāgahdaya Sahitā: si atendemos a los comentarios recogidos al final del texto, el autor sería Vāgbhaṭa, que según fuentes budistas fiables vivió en el s. VIII (3,4). Se caracteriza por su brevedad, sencillez y racionalidad, y es considerado una síntesis del Caraka Saṁhitā y el Suśruta Sahitā

Otros tratados destacados son Rugviniścaya de Mādhavakara (s. VII), en el que se profundiza en el diagnóstico; Śārṅgadhara Saṁhitā de Śārṅgadhara (s. XIV) y Bhāvaprakāśh Saṁhitā de Bhāvamiśra (s. XVI), sobre materia médica.

Aunque no forman parte de la ortodoxia, también tienen relevancia histórica algunos manuscritos encontrados en Asia Central, entre los que destacan el Manuscrito Bower y el Manuscrito Macartney, ambos datados en el s. IV. Estos documentos han servido para probar definitivamente la existencia de la medicina india en fechas muy tempranas.


Influencias externas

Relaciones con el budismo (medicina tibetana)

El Āyurveda tuvo una gran influencia sobre las formas de medicina vinculadas al budismo, particularmente en Tíbet, Ceilán y Birmania. Aunque en el Mahāvagga (s. IV a. C.) del budismo Theravāda ya se hace alusión a la teoría humoral y a numerosas fórmulas medicinales, los primeros intercambios documentados entre Tíbet e India datan del s. VII (5). En Ceilán destaca el Yogārṇava (s. XIII), fuertemente influenciado por los tratados médicos sánscritos. En Birmania, Suśruta era conocido desde el s. X, y los grandes tratados indios se tradujeron a lengua local a partir del s. XVIII (3).

Relaciones con la medicina procedente de Persia y Arabia

Hay numerosas pruebas que demuestran un rico intercambio con Oriente Medio. En la Edad Media se generalizaron en Āyurveda ciertas prácticas procedentes de Arabia o Persia: el uso medicinal del mercurio y otros metales, el consumo terapéutico del opio, la toma del pulso, etc. De otro lado, destacó la inmensa aportación del Califato Abbasí (750-850) de Bagdad, que fue mecenas de las artes y las ciencias y promocionó la cultura y la medicina hindú. A partir del s. IX se tradujeron muchos libros ayurvédicos al persa y al árabe. Autores célebres como Avicena (980-1037) y Razi (865-925) han destacado la notable influencia del Āyurveda en el desarrollo de la medicina europea (6).

Relaciones con la medicina procedente de Grecia

Resulta fácil identificar elementos indios en las obras de Dioskorides (40-90 d. C.) y de otros autores anteriores. Algunos ejemplos son las plantas y especias (pimienta larga, cardamomo, guggul, etc.), la influencia de las estaciones en la dieta, la cura de enfermedades con remedios de características opuestas, la cirugía proctocológica y oftalmológica, la sangría, etc. (3). Más difícil es identificar el origen de estas similitudes. Mientras que algunos autores sugieren que el origen está en el Āyurveda indio (7), otros se muestran más próximos a las tesis de Georges Dumézil y defienden una suerte de patrimonio común entre los pueblos indoeuropeos.

Relaciones con Europa. La India colonial

Los primeros contactos directos entre médicos europeos e indios se produjeron alrededor del comercio de especias, que también incluía numerosas sustancias con propiedades medicinales. Los primeros en llegar a India fueron los portugueses, que en 1510 se establecieron en la costa oeste y situaron la capital en Goa. En 1559 los holandeses se establecieron en el este. La Compañía Británica de las Indias Orientales asentó su primer punto comercial en el puerto de Surat en 1608.

Huelga señalar que fueron los ingleses los que se mantuvieron en India. En relación a los sistemas médicos nativos cabe distinguir dos momentos:

  • Hasta el s. XIX: los ingleses mostraron interés en conocer las tradiciones locales y los médicos indios recibieron una consideración oficial. Durante este periodo destacó la labor de Sir William Jones, lingüista e investigador londinense fundador de la “Sociedad Asiática de Bengala”, que impulsó numerosas traducciones de textos sánscritos sobre matemáticas, astronomía y medicina.
  • Siglo XIX: en oposición a esta corriente de respeto, durante la primera parte del s. XIX emergió con fuerza un movimiento de “occidentalización” que arrastró a la medicina india hacia una situación marginal. Lo cierto es que el limitado alcance de la biomedicina y su alto coste para la población, forzaron a algunas autoridades, bien de manera oficial como la Presidencia de Bengala, o de forma oficiosa, a recomendar el uso de los productos indígenas (8).


El restablecimiento del Āyurveda

La respuesta a esta forma de dominación fue el nacionalismo indio, que también adquirió forma en el ámbito de la salud (9). El restablecimiento de la medicina india ha pasado por varios hitos entre los que destacan:

  • 1940: Aprobación del “Drugs and Cosmetics Act, 1940”, que incluye regulaciones sobre el uso de productos ayurvédicos y sienta las bases de la legislación posterior.
  • 1970: Aprobación del “Indian Medicine Central Council Act, 1970”, que dio lugar a la creación del “Central Council of Indian Medicine”, cuyo trabajo permitió regularizar la enseñanza y el ejercicio del Āyurveda.
  • 1995: Inauguración del Departamento “Indian Systems of Medicines and Homoeopathy”, que en noviembre de 2003 pasó a llamarse Departamento de “Āyurveda, Yoga and Naturopathy, Unani, Siddha and Homoeopathy (AYUSH)”. Este Departamento, dependiente del Ministerio de Salud y Bienestar Familiar del Gobierno de India, centraliza todo lo relacionado con las “medicinas no convencionales”.
  • 2002: Aprobación de la “National Policy on Indian Systems of Medicine & Homoeopathy-2002”, la primera política específica sobre medicinas tradicionales.

 Bibliografía

(1) Zysk KG. Religious Healing in the Veda. The American Philosophical Society. 1985; 75 (Pt 7).

(2) Filliozat J. The classical doctrine of Indian Medicine. Its origins and its Greek Parallels. Delhi, Munshiram Manoharlal; 1964.

(3) Jolly J. Indian medicine. Kashikar CG, editor. Poona; 1951.

(4) Kunte AM, Navre, RS, compiladores; Harisastri B, Paradkar V, editores. The Astangahrdayasamhita, with the Sarvangasundara Commentary and of Arunadatta and the Ayurvedarasayana Commentary of Hemadri. Reimpresión.Varanasi, Chaukhambha Orientalia; 1982.

(5) Rao SKR, editor. Encyclopaedia of Indian Medicine, 6 vol. 3ª Ed. Mumbai, Popular Prakashan Mumbai; 2005.

(6) Chawdhary AKR; Chawdhary KR. Man, Malady, and Medicine: History of Indian Medicine. Calcutta, Das Gupta and Co.; 1988.

(7) Filliozat J. The expansion of Indian medicine abroad. En Chandra L, editor. Contributions to World Thought and Culture. Madras, Vivekananda Memorial Committee; 1970. p. 183-190.

(8) Bala P. State policy towards indigenous drugs in British Bengal. Journal of the European Ayurvedic Society. 1990, I: 167-176.

(9) Khan S. Systems of medicine and nationalist discourse in India: Towards “new horizons” in medical anthropology and history. Soc Sci Med. 2006; 62: 2786-2797. 

Cómo citar este documento

Centro de Estudios Ayurvédicos [www.centroayurveda.es]. Granada: CEA; marzo de 2010 [acceso 27/06/2017]. Muñoz JM. Historia del Āyurveda. Disponible en: http://www.centroayurveda.es/index.php?option=com_content&view=article&id=59&Itemid=154

Bienvenid@

Nociones de Āyurveda

Profesionales Āyurveda

Homenaje a Gandhi

Gurukula Digital